Buscar este blog

sábado, 25 de junio de 2011

Una nueva Kdd en Cuenca


Hace tres años realizamos la 1ª Kdd Nacional de Nikonistas en la ciudad de Cuenca. 
El 4 y 5 de junio, volvimos a quedar muchos de aquellos amigos que
la hicimos y nos volvimos a juntar, fundamentalmente y como el primer objetivo,
el pasar un buen rato juntos.


Si me gusto la primera vez, ahora ha sido todavía mayor el placer que he encontrado recorriendo
las calles de su centro histórico y los alrededores de la catedral. Me encantan sus calles, sus edificios,
sus iglesias, sus monumentos y sobre todo su ambiente.


La catedral de Cuenca es uno de los edificios más particulares de la Edad Media española y mucho se ha escrito acerca de ella para explicar su presencia en estas tierras ásperas de la Castilla Meridional.
Cuenca fue conquistada por Alfonso VIII de Castilla en el año 1177. A continuación la Mezquita fue cristianizada como era habitual hasta que se pudieran acometer las obras de un templo ex-novo de tipología cristiana. Esto debió suceder entre diez o veinte años después.
En 1208 se había consagrado el Altar Mayor por lo que la cabecera debió estar construida 
completamente para esa fecha.


Tradicionalmente, y como sucede con otros edificios un tanto exóticos y foráneos construidos en Castilla en aquella época (por ejemplo la fachada de Santo Domingo de Soria) 
se ha vinculado con la esposa del monarca, Leonor Plantagenet.
Como tradicionalmente se ha adscrito la Catedral de Cuenca a la corriente franconormanda, o más acertadamente de la Île-de-France, de la segunda mitad del siglo XII, se piensa que la reina Leonor inducuría que en ella participaran arquitectos del norte de Francia, que conocían lo que se realizaba en Laon.
El caso es que se trata de un edificio que, salvo peculiaridades y simplificaciones, se puede incluir en la categoría de Primer Gótico francés, es decir, perteneciente a esa corriente del siglo XII previa al gótico clásico y que tiene sus mejores exponentes en catedrales francesas como Laon, Soissons y París.
La iglesia original debió tener una cabecera de cinco ábsides escalonados, 
siendo el central muy desarrollado, aunque esta parte, como veremos, sufrió 
una importante transformación en el siglo XV.
Esta cabecera se unía a un transepto bastante prolongado y un cuerpo de tres naves.
En el crucero, se levantó una bóveda octopartida que sirve de apoyo a la gran torre del Ángel. Ésta es de base cuadrada en su primer tramo y octogonal en el superior.


El edificio actual es del siglo XVIII y fue proyectado por Jaime Bort en 1733, y finalizado en 1762, según la inscripción de su fachada. El problema que se le planteó al genial arquitecto fue el de poder cerrar la Plaza Mayor manteniendo su accesibilidad, solución que dio con la incorporación de los tres arcos en el cuerpo inferior.
Cuenta con tres cuerpos, dos de los cuales se levantan sobre la triple arcada, de medio punto, y está rematado con un friso partido por un escudo con leyenda y mono coronado.

Cuenta con dos fachadas, más decorada la que da a la Plaza Mayor, y más sencilla la de la anteplaza.
El interior presenta una interesante escalera cuadrada, con pilastras, decoración rococó y bóveda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada